Estimulación temprana en bebés: ¿Estimular o acompañar?

 

La mayoría de las familias desean lo mejor para sus hijos, incluso antes de que nazcan. Planificamos cómo estimular al bebé, cómo socializarlo y qué hacer cuando estamos con ellos.

Sin embargo, nos olvidamos de lo más importante: escuchar nuestra voz interior y seguir el ritmo natural del desarrollo del bebé.

 

¿Qué es la estimulación temprana?

 

La estimulación temprana implica desarrollar las habilidades cognitivas, motrices, emocionales y sociales de los niños desde temprana edad.

Sin embargo, es importante comprender que los niños no son recipientes que los adultos llenan de conocimientos.

A veces, desde el concepto de estimulación se considera que se debe enseñar al niño, lo cual provoca que se adelanten procesos para los que el bebé aún no está preparado.

Por eso es mejor hablar de acompañamiento que de estimulación.

 

«Los árboles no crecen tirando de las hojas.»

Miguel Hoffmann

 

Cómo acompañar el desarrollo del bebé

 

Acompañar y observar el desarrollo del bebé no es una tarea fácil. Debemos estar atentos a su desarrollo, sus gustos, intereses y cómo reacciona ante distintas situaciones.

Para acompañar adecuadamente su desarrollo, es necesario, por un lado, tener cierto conocimiento sobre el desarrollo infantil y crianza y, por otro lado, estar dispuestos a desaprender nuestras propias experiencias para aprender nuevas formas de apoyar y guiar a nuestros hijos.

 

Consejos para acompañar el desarrollo del bebé

 

No hay recetas mágicas, cada familia es única, pero aquí te presento algunos consejos generales que podrían servirte:

 

Párate a observar

 

Dedica tiempo sin distracciones para observar y comprender las necesidades e intereses de tu hijo. Si es necesario, anótalas para recordarlas y poder acompañarlo de manera más efectiva.

 

Respeta los ritmos naturales

 

Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo. Es importante respetar su proceso y permitir que experimente las relaciones con otros niños y adultos a su manera.

 

Adapta el ambiente y el juego

 

Ajusta el entorno y las actividades de juego según el nivel de madurez y habilidades de tu bebé.

Recuerda que cada niño es único y tiene preferencias y capacidades diferentes. No te obsesiones por compararlo con otros niños.

 

Da prioridad a las elecciones del bebé

 

El juego es una actividad libre en la que el niño debe tener la capacidad de decidir qué hacer. Puedes hacer sugerencias pero respeta su elección final.

 

 

Recuerda que cada niño es un ser único. Acompañarlo en su desarrollo, respetando sus necesidades y brindándole un ambiente seguro, es fundamental para su crecimiento saludable.

 

1 comentario en «Estimulación temprana en bebés: ¿Estimular o acompañar?»

Deja un comentario